FlashplayLiveViajes y Gastronomía
MÁS POPULARES EN ERV

Esto solo puede pasar en un Mirador.

Tres tunos de la facultad de Sevilla se van de ronda al Mirador de Doñana

Llega el verano y la tendencia general es desconectar hasta de uno mismo, pero sobre todo la búsqueda de placeres. 

Y en la búsqueda de placeres nos hemos ido este fin de semana a Sanlúcar de Barrameda, a ese rinconcito de Bajo de guía donde se come de película: El mirador de Doñana. 

Persiguiendo las ganas de unas almejas a la marinera, unas exquisitas gambas bechamel y un arroz negro de esos que hacen historia. Para los postres no tengo palabras, caseros y espectaculares. 

Pero lo que menos te imaginas es que, en pleno estallido de sabores y satisfacción gastronómica, además te va a rondar gratis una tuna, algo que en 2019 se me antoja poco menos que lo mismo que escuchar a Hombres G en la Radio, como en tu época de estudiante. Esos jóvenes universitarios que acudían a las 11 de la noche un martes cualquiera, a primeros de los 90, y despertaban a todo el barrio obrero con canciones como Clavelito o Adelita para cantarte bajo tu ventana, aunque vivieras en un 5º. 

Esa sensación inclasificable que solo podía despertar en aquellos tiempos un tuno con su voz y su vaivén, el poder de las bandurrias que hoy siguen siendo inigualables a nada que se le parezca por mucho que avance la ciencia del amor y la reconquista del mismo.   

Pues desde la facultad de Sevilla hasta Sanlúcar, con sus tradicionales trajes, llegaron Fernando, Manuel y Alberto. Por amor al arte y con ganas de sur. Y allí estábamos mis amigas y yo, disfrutando de los placeres gastronómicos y totalmente embelesadas por 3 muchachos que nos recordaron aquello de que “el amor está en el aire”. Definitivamente, estas cosas solo pueden pasar en un mirador…. El Mirador de Doñana.

Artículos relacionados

Te puede interesar...

Cerrar
Botón volver arriba
Traducir »
Cerrar